SER CUIDADOR EN TIEMPOS DE COVID
 
Hoy conmemoramos el Día Mundial del Cuidador, reivindicando su papel vital en nuestra sociedad, su aportación de valor incalculable, con una dedicación encomiable, casi siempre en silencio, desconocida, pero que pone en valor las miles de tareas que se realizan hacia las personas dependientes, humanizando y dando calor al día a día.
 
Como sociedad es indudable que ensalzar su figura un día en concreto se queda corto y no representa el homenaje justo a su figura, pero este año, resulta una fecha especial por la crisis sanitaria en la que nos encontramos.
 
Existe un reconocimiento, desde la esfera humana y personal, a esa labor de dedicación, de dar todo por tus seres queridos, renunciando al cuidado de la propia salud, al ocio, al tiempo personal, a las relaciones sociales, a muchos aspectos que son importantes para tener un equilibrio en la vida. la visión popular de la dedicación extrema, ofreciendo todo por los suyos, incluida su salud, su ocio, su tiempo, en definitiva, lo que nos hace a cada uno personas. ¿Pero como sociedad logramos entender que significa realmente cuidar. ¿Ayudamos a los cuidadores en su día a día, económicamente, con recursos sociales y humanos? O siguen siendo los grandes olvidados desde las administraciones. Son cuestiones que han vuelto a plantearse en una situación de crisis sanitaria como la actual.
 
Desde hace ocho meses, nuestra cotidianidad ha cambiado radicalmente. El COVID ha llegado para quedarse mucho tiempo y con ella ha surgido una nueva realidad asociada a las medidas de contención de la pandemia; el AISLAMIENTO AMBIENTAL. Hemos dejado de relacionarnos, ya no expresamos nuestro afecto de la misma manera, no nos tocamos, vivimos un ocio individual y reducido, restringimos las visitas a nuestros familiares por proteger su salud. Es un aislamiento que va más allá de la distancia social y que se acentúa en aquellas personas en situación de dependencia y en aquellos que los acompañan cada día. Personas que tienen más dificultades para adecuarse a las nuevas exigencias, que a veces no comprenden, a las que se les ha cambiado su necesaria rutina, y que han visto incrementado su aislamiento, sus problemas de salud, problemas de comportamiento. Y con el agravante de no tener muchas alternativas. Y eso lo han vivido también sus cuidadores, muchas veces desde la impotencia.
 
La seguridad individual ante el virus es prioritaria, pero todavía no tenemos muchos datos de las consecuencias emocionales y psicológicas que la pandemia está provocando en nosotros y en especial en las personas con dificultades y en sus familiares. Y eso unido al parón de la administración que deja sin apoyo a estas situaciones de fragilidad, desde servicios sociales, desde atención primaria… Si los recursos de ayuda son muy pocos, ahora son inexistentes. Y no parece que hayan soluciones a corto plazo.
 
Hoy, desde la asociación COTLAS, queremos rendir no solo un homenaje a cada mujer y hombre cuidador, sino reflexionar también sobre la importancia y visibilidad de una figura imprescindible, porque vivimos en una sociedad de cuidados. Miremos a nuestro alrededor, pensemos en cómo nos hemos sentido nosotros durante el aislamiento, el sentimiento de tristeza vital que nos acompaña estos meses y acordémonos de los que han seguido, y seguirán cuidando a los demás a pesar de las limitaciones y las circunstancias adversas que vivimos.
 
Volvamos a poner en valor la importancia del respeto, de la ayuda a los más favorecidos, y busquemos fórmulas para demostrarles nuestro afecto, empatía, nuestra comprensión, cariño, pero también ofrezcámosles nuestra ayuda y mantengamos el contacto aun en el distanciamiento personal.
Todos hemos sido o seremos cuidadores en algún momento de nuestra vida.
Comparte la información:

Hazte Voluntario

COTLAS es una ASOCIACIÓN, y lo es porque une el esfuerzo de gran número de voluntarios que dedican su esfuerzo diario por apoyar a aquellas partes de la sociedad que por edad, enfermedad o situación son desfavorecidas y corren peligro de exclusión social. Todos los programas de nuestra asociación funcionan gracias a la colaboración de todos los voluntarios y voluntarias que la componemos.

Cotlas ofrece una formación continua a sus voluntarios antes y después de su incorporación al programa elegido, con el apoyo y la guía de un coordinador y el acompañamiento de voluntarios experimentados en el programa donde asumirá las funciones y tareas.

© Cotlas 2016. Todos los derechos reservados. Queda prohibido el uso total y parcial de las imágenes contenidas en la web. Información legal: Pincha aquí. Diseño web: azulformentera.com